Mano robótica

Una mano robótica devuelve el sentido del tacto a un paciente amputado

¿Puede llegar un momento en el que los robots puedan sentir? Aún no lo sabemos, lo que sí podemos afirmar es que una mano robótica ha permitido volver a tener sentido del tacto a un chico que había perdido la suya en un accidente hace 9 años.

Dennos Aabo Sorensen, danés de 37 años, se ha convertido en el primer caso en el mundo de un paciente amputado que ha vuelto a tener sensación del tacto gracias a su mano prostética. Esta hazaña se ha conseguido mediante la conexión de los nervios del antebrazo de Sorensen (que no estaban dañados) a la mano robótica.

A través de la intervención en la que conectaron la mano artificial al cuerpo del paciente se consiguió la retroalimentación sensorial, es decir, que la mano respondiera a las órdenes del cerebro de Sorensen. Además, según ha comentado el danés, gracias a su mano robótica ha conseguido distinguir la suavidad o rugosidad de un objeto, saber la fuerza con la que estaba apretando un objeto o si éste era cuadrado o redondo. De hecho, para constatar estas afirmaciones, se realizaron muchas de las pruebas a las que le sometieron después de la intervención con los ojos vendados, de forma que se pudiera constatar que realmente estaba sintiendo la forma y características del objeto que tocaba.

La proeza se adjudica a científicos de la École Polytechnique Federal de Lausana, el BioRobotics Institute de Pisa y algunos centros europeos. Gracias a esta exitosa operación (que solo se ha probado en un paciente, aunque se piensa hacer un ensayo clínico), los científicos piensan que con sensores similares se puede llegar a emular otro tipo de sensaciones, como la temperatura del objeto. Aunque estas funciones sean algo del día a día para una mano sana, para una robótica es todo un logro, por lo que los científicos piensan seguir avanzando en las investigaciones sobre esta materia.

 

Foto: LifeHand 2

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *