Dientes del bebé

¿Qué hacer para calmar las molestias de los dientes del bebé?

Si sois padres seguro que no olvidaréis jamás la etapa en la que el retoño comenzó el proceso de dentición. Cuando los primeros dientes del bebé empiezan a asomar, entre los 4 y 7 meses, aumenta la irritabilidad del niño… y la de sus progenitores… ¿Qué hacer contra esta cascada de llanto?

Según afirma en el diario La Vanguardia la licenciada en Farmacia y en Ciencia y Tecnología de los Alimentos, Laura Mestres, cuando el bebé siente la salida de los primeros dientes (un proceso que dura hasta que el niño tiene 2 años y medio aproximadamente)puede darse un babeo excesivo, dolor, una irritabilidad fuera de lo normal y hasta trastornos del sueño.

Para aliviar todos estos desagradables síntomas es recomendable, según Mestres, utilizar un mordedor de caucho, ya que con este instrumento se da un pequeño masaje en las encías. Otra opción es la de utilizar un gel gingival hecho a base de “aceites esenciales 100% naturales”, formulados especialmente para esos momentos en los que el bebé comienza el proceso de dentición.

Los aceites a base de manzanilla romana, clavo o katrafay, tienen propiedades muy adecuadas para aliviar las molestias de los dientes del bebé (tienen poder antiinflamatorio, analgésico y descongestivo de las encías). Por otra parte, los aceites de manzanilla romana podrán evitar los trastornos del sueño que pueda padecer el niño. Esto es debido a que este tipo de manzanilla posee propiedades relajantes. Para exprimir al máximo este potencial y mejorar la calidad del sueño del pequeño, Mestres aconseja añadir un par de gotas de este aceite de manzanilla romana a la loción corporal del niño que se aplica después del baño.

En esos momentos en los que el bebé comienza a llorar y a sentirse incómodo por la salida de sus diminutos (y, por cierto, graciosísimos) dientes ya no tendrás por qué sentirte tan impotente. Sigue estos simples consejos y mejora la calidad de vida de tu hijo (y la tuya) en esta etapa.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *