Diarrea del viajero

¿Qué es la diarrea del viajero?

Los meses de verano suelen ser de muchos viajes. Esas vacaciones tan merecidas las aprovechamos muchas veces para disfrutar de aquellos destinos que el resto del año no podemos visitar. Sin embargo, hay una dolencia que, si no somos precavidos, puede aguarnos el viaje: la conocida como diarrea del viajero.

¿Qué tipo de productos derivan en este pequeño… imprevisto para aquel que solo deseaba unos días de relax? Pues sobre todo aquellos del tipo de la fruta ya pelada, las ensaladas o el agua sin embotellar. Por ello, se recomienda, cuando estemos de viaje en el extranjero, pelar la fruta, tomar líquidos embotellados y alimentos acabados de cocinar. De lo contrario, podemos encontrarnos con que nuestro deseado viaje a destinos soleados y paradisíacos se puede convertir en un infierno.

Esta dolencia puede sufrirse en viajes a muchos y diversos países (no solo en aquellos del trópico, que son a los que se suele asociar la famosa diarrea del viajero). Además, ¿en qué lugar del mundo no encontramos vendedores ambulantes con productos típicos de la región? Estos pueden ofrecer exquisitos productos, pero siempre que estemos fuera es mejor escoger aquellos que podamos pelar nosotros mismos o que estén acabados de cocinar.

¿Qué síntomas tienen las personas que padecen esta diarrea del viajero? Fundamentalmente, las que sin mi ayuda puedan imaginar: dolores en la zona abdominal, retortijones, deposiciones líquidas… Hay casos en los que incluso puede haber fiebre. Para que el estómago del afectado vuelva lo antes posible a la normalidad (recuperando entonces la capacidad de disfrutar de sus vacaciones) debe llevarse a cabo un tratamiento con sueros de rehidratación oral y, por supuesto, un cuidado especial en lo que el paciente se lleve a la boca en los días posteriores.

Para evitar riesgos innecesarios con el agua (hay destinos en los que el acceso al agua potable es muy restringido), pueden utilizarse pastillas potabilizadoras. Ya sabe, todo cuidado es poco cuando lo que está en juego son nuestras tan ansiadas vacaciones.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *