Hilo dental

¿Por qué es importante usar el hilo dental?

A nadie se le ocurriría limpiar solo la mitad de su casa. O solo quitar el polvo de los muebles para luego dejar el suelo hecho unos zorros. Pues esta incoherencia no nos lo parece tanto cuando hablamos de nuestra boca. El cepillado, aunque de vital importancia, no cubre todas las necesidades de nuestra higiene bucal. Es necesario combinarlo con la utilización del hilo dental.

Este complemento al cepillado de los dientes es imprescindible para limpiar aquellas zonas a las que el cepillo no llega. En caso de no utilizar hilo dental (también llamada seda dental), puede formarse placa entre nuestros dientes, lo cual es la principal causa de gingivitis (una enfermedad que afecta a las encías) y caries.

Tales afirmaciones se basan en diferentes estudios científicos, como el que fue publicado en el “American Journal of Peridontology” y que confirma que el cepillado es condición necesaria pero no suficiente para mantener en óptimas condiciones nuestra salud bucal. Para corroborarlo, los investigadores utilizaron a 51 parejas de hermanos gemelos jóvenes (todos tenían entre 12 y 21 años). A uno de los hermanos se le pidió que se cepillara los dientes y la lengua un par de veces al día. Al otro se le dijo que hiciera lo mismo, pero con la condición añadida de la utilización de hilo dental dos veces al día. ¿Cuál fue el resultado al final del experimento tras dos semanas? Pues que en los hermanos que habían usado seda dental había mejorado en un 42% el sangrado general de las encías, mientras que en los que no lo habían hecho empeoró un 4%.

Respecto al sangrado, es importante aclarar una cuestión. Las primeras veces que se utiliza el hilo dental la encía puede sangrar. No obstante, al introducirlo en la rutina diaria de higiene bucal cesa el sangrado y las encías estarán, finalmente, en mejores condiciones y con menores probabilidades de sufrir enfermedades.

¿Limpia solo la mitad de su cara? ¿O la mitad del coche? Entonces no lo haga con su boca.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *