Libros

Los libros, gimnasio para cerebros

Nuestro cerebro requiere de entrenamiento para estar en plena forma. Es como un músculo: si no lo ejercitas, no se desarrolla. Pero, ¿existe un gimnasio para cerebros? Por supuesto. No tiene grandes espejos ni monitores musculosos. Está hecho de papel y tinta. Son los libros.

Hoy, Día Internacional del Libro, nos gustaría recordar los beneficios que presenta la práctica continuada de la lectura para ejercitar nuestro cerebro y prevenir así algunas enfermedades neurodegenerativas. Tal como nos recuerda el coordinador del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología (SEN), el Dr. García Ribas, no siempre dedicamos el tiempo suficiente para cuidar nuestro cerebro. Para mejorar el cuidado de un órgano tan importante, podemos practicar de forma habitual la lectura, ya que es una actividad que consigue fortalecer las conexiones neuronales y estimular la actividad de nuestro cerebro.

Leer es un factor protector frente a los típicos síntomas de determinadas enfermedades neurodegenerativas. De hecho, la lectura, según afirma el Dr. García Ribas, podría retrasar la aparición de enfermedades como el Alzheimer, que hoy supone la forma de demencia más común (suponiendo nada menos que entre el 60% y el 80% de la totalidad de los casos).

Entre los niños y las personas mayores es muy importante fomentar el hábito de la lectura de libros, pues tienen efectos especialmente beneficios en ambos rangos de edad. En el primero de los casos, los pequeños tienen un cerebro aún en pleno desarrollo por lo que la lectura lo potencia. Por otra parte, la lectura mantiene activo el cerebro de las personas mayores, lo que protege frente a los síntomas clínicos de las enfermedades neurodegenerativas.

Muchas personas de cierta edad abandonan el hábito de la lectura debido a problemas visuales. No obstante, estas personas no están obligadas a dejar de leer, pues pueden consultar a sus especialistas para saber cómo pueden mejorar su comodidad en la lectura o utilizar diferentes soportes.

Además de sus beneficios médicos, la lectura es la forma más barata de viajar. Aprovéchela. Viaje. Lea libros.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *