tabaco

Ley Antitabaco vs casinos

Aunque los no fumadores se metieran un tanto con la Ley Antitabaco que prohibió fumar dentro de los locales cerrados, ahora los fumadores siguen ansiosos las noticias sobre los resquicios legales por los que quiere introducirse el proyecto Eurovegas.

Pero que el casino ideado por el magnate Sheldon Adelson deshaga la ley a su antojo significaría que el resto de casinos del país podrían ver las puertas abiertas a permitir fumar en las salas de máquinas tragaperras (y otros juegos por el estilo) que no necesiten personal in situ. No obstante, no hay que ser muy espabilado para entender que, por mucho que se basen en que las personas que van a fumar a esas salas lo hacen por su cuenta y riesgo, hay cantidad de personal del casino (técnicos de las máquinas, camareros, limpiadores,…) que se verá obligado a respirar el aire viciado por el humo del tabaco. Por ello, y para concienciar a nuestros políticos de que no puede venir cualquier millonetis a pasarse la ley por donde le resulte más cómodo, nos gustaría recordar hoy las negativas consecuencias para la salud de los fumadores (y de los fumadores pasivos) que puede tener la consumición de tabaco.

Cada cigarrillo posee nada menos que 250 sustancias químicas tóxicas para el organismo. De ellas, 69 son responsables de distintos tipos de cáncer. Según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, lugar de procedencia del rico magnate, “se estima que cada año en EEUU fumar cigarrillos y la exposición al humo del tabaco causan 440.000 muertes prematuras.” Del total de estas evitables muertes, el 40% son debidas al cáncer, el 35% por enfermedades de tipo cardíaco y aplopejías y el 25% debido a enfermedades pulmonares.

Si una Ley Antitabaco como la nuestra, todo un hito en la lucha contra los problemas derivados del tabaquismo en nuestro país, puede modificarse con una buena suma de dinero, ¿qué ley no puede cambiarse con un fajo de billetes?

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *