Mujeres en la historia de la medicina

La mujer en la Historia de la Medicina

Hoy, 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, no queríamos dejar pasar la oportunidad de recordar a todas aquellas féminas que han colaborado, sufriendo las enormes dificultades que los prejuicios y la discriminación acarrean, a la mejora de la medicina a lo largo de la historia.

Como de historia se trata, al fin y al cabo, hemos decidido hablar de ellas de forma cronológica, de las primeras cuyos nombres conocemos (pues de las que no los conocemos pueden superar en mucho, por desgracia, el número de las conocidas) a las más contemporáneas.

Comencemos entonces con la historia de Aspasia, excelente retórica y científica del siglo II a.C. que destaca por sus aportaciones en temas relacionados con el embarazo y el parto, así como en los remedios para el post-operatorio. El más destacado estudio de esta mujer, que fue esposa de Pericles (para el que se dice que también escribía los discursos), fue el diagnóstico y previsión de distintos métodos para inducir abortos.

En segundo lugar, es importante destacar la labor de la conocida María Teresa de Austria, que en pleno siglo XVIII llevó a cabo una completa reforma sanitaria en su país. Aunque no se trate precisamente de una científica, esta mujer promueve un cambio drástico en las condiciones médicas de la época, consolidando el nombre de lo que posteriormente se conocería como la Vieja Escuela de Medicina Vienesa. Sin duda alguna, muchos Estados del siglo XXI matarían por una Ministra de Sanidad como esta…

A continuación vamos a comentar la historia de una chica llamada por su propia familia “un cisne salvaje”. Florence Nightingale, nace en 1820 en Florencia, lugar donde su vocación médica se iba haciendo palpable conforme pasaban los años. Su familia le prohibió estudiar medicina, pues en aquellos tiempos no se esperaba, ni mucho menos, que una señorita se comportara de aquella manera (¡Una señorita debía buscar un buen marido! ¡Y punto! En fin, lo que hay que oir…).

Pero tal como sus padres decían, “Somos unos patos que han engendrado un cisne salvaje”. Ella no se conformó con lo que su familia le dictaba. Esperó a cumplir la mayoría de edad para estudiar enfermería y conocer los más modernos métodos sanitarios viajando por países como Francia, Grecia, Italia o Egipto.

Cuando llega a Inglaterra, lugar donde mejora considerablemente con su trabajo la asistencia de los enfermos en los hospitales del país, funda una escuela de enfermeras.

En 1854 recibe una carta de Sir Sidney Herbert, nada menos que el Secretario de Guerra del gobierno inglés, en la que le ruega que se encargue de la organización de la asistencia sanitaria en los hospitales de Crimea (a causa de la conocida como “guerra de Crimea” en la que Gran Bretaña, Francia, Turquía y el Piamonte le declaran la guerra a Rusia). Las palabras del Secretario fueron las siguientes: “Querida Florence, sólo existe una persona que yo conozca en Inglaterra capaz de organizar y supervisar tal proyecto…”

Es evidente que en un pequeño post no podemos recopilar los cientos de nombres de todas las mujeres que han contribuido al desarrollo de la ciencia médica. Por tanto, debemos disculparnos por una obligada selección que hemos tenido que llevar a cabo.

Pero aquí no queda la recopilación de hoy, Día Internacional de la Mujer. En los siguientes post seguiremos hablando del papel de la mujer en la historia de la medicina a finales del siglo XIX y durante el siglo XX. No se te ocurra perdértelo. ¡Sigue atento a Clinicanaria Internacional!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *