Alopecia

¿Hay que resignarse a sufrir alopecia?

¿Debo preocuparme cuando veo algunos pelos enredados en el cepillo tras peinarme? No. La caída de entre 50 y 100 pelos al día es normal en todas las personas. Los problemas vienen cuando se altera este ciclo natural, pues es cuando aparece la famosa alopecia.

¿Son iguales las alopecias de hombres y de mujeres? En los varones afecta más frecuentemente que en mujeres, ya que las hormonas masculinas son uno de los factores clave en la aparición de las alopecias (además, claro está, de los componentes genéticos). De hecho, la alopecia afecta, de forma aproximada, al 20% de los chicos de 20 años, al 30% de los que tienen 30, y así sucesivamente.

¿Y son iguales todos los tipos de alopecia? Para nada. Hay diferentes patrones que afectan a diferentes zonas del cuero cabelludo (“entradas”, coronilla, de forma difusa en todo el cuero cabelludo como ocurre generalmente en las mujeres,…).

Aunque muchos acepten la conocida como calvicie común con total resignación, pensando erróneamente que es un designio del destino terminar con una extensa calvorota, hay que destacar que existen diferentes fármacos cuya eficacia ha sido probada en este tipo de patologías. Algunos ejemplos son el finasteria oral (no recomendable para mujeres por peligro de padecer teratogénesis) o el minoxidil tópico. Otros métodos eficaces contra la alopecia son el trasplante de cabello y los factores de crecimiento (contenidos en el plasma sanguíneo del propio paciente).

Aparte de la calvicie común, también existen circunstancias que derivan en una pérdida temporal del pelo, como puede ser el estrés, el postparto o algunos fármacos. Pero, en estos casos, al cambiar las condiciones (vuelta a la tranquilidad, término del periodo de postparto o de la ingesta de un fármaco, para seguir con los ejemplos anteriormente descritos) vuelve a crecer el pelo de forma normal.

A todos nos gustaría lucir una hermosa y robusta melena. En caso de que la alopecia no se lo permita, acuda a su médico.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *