Corazones artificiales

El último grito en corazones artificiales

¿Qué se te viene a la cabeza cuando hablamos del corazón? Puedes pensar en pasiones desenfrenadas, en empalagosos romanticismos… incluso en programas de televisión muy poco recomendables. Pero nunca pensarías en un órgano que puede sustituirse, perfectamente, por una máquina artificial…

Pues es exactamente eso lo que ha conseguido la empresa Carmat, que ya ha recibido autorización para implantar sus nuevos corazones artificiales en humanos. Esta práctica se llevará a cabo en primer lugar en países donde hay una menor tasa de trasplantes, como es el caso de Polonia, Eslovenia, Bélgica y Arabia Saudí (donde están los cuatro hospitales en los que este nuevo órgano artificial comenzará a implantarse en seres humanos).

Hasta ahora la tecnología que se usaba en estos casos era la de corazones artificiales mecánicos que no requerían la extirpación del órgano dañado, pues se implantaban junto a él ayudándolo a mantener su funcionamiento (esta tecnología es la que se sigue utilizando en nuestro país). Sin embargo, con los nuevos corazones artificiales, considerados el último grito en este tipo de tecnologías, se reemplaza completamente el antiguo corazón.

El aparato cuesta nada menos que 200 mil euros y tiene una duración de entre 5 y 10 años. Este corazón artificial es más pequeño que los que existían hasta ahora (pesa apenas 1kg) y, según los profesionales consultados por el diario El Mundo, “sabe cuánta sangre es necesario bombear en cada momento”, “se autorregula muy bien”.

Aunque las ventajas de este nuevo corazón artificial parecen ser numerosas, aún no se tiene mucha experiencia en su uso. Por ello, los cirujanos de los hospitales que van a tener la opción de trabajar con ellos están “impacientes de efectuar las primeras implantaciones y analizar sus beneficios potenciales para los pacientes”. Desde aquí deseamos toda la suerte del mundo para estas primeras experiencias con el nuevo corazón artificial de la empresa Carmat.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *