Comida rápida

El 21% de la humanidad tendrá obesidad en 2015

La obesidad y las patologías que de ella derivan está convirtiéndose en un todo un problema a nivel mundial, pues, según un informe que ha hecho público la Organización Mundial de la Salud (OMS), para 2015 se prevé que habrá unos 1.500 millones de personas que sufran obesidad. Casi nada.

Calculen, si hay unos 7.000 millones de personas en el mundo y de ellas 1.500 son obesas, estamos hablando de nada menos que del 21,4% de la población mundial, más de 1 de cada 5 personas. En resumen, una barbaridad.

La única forma de que, tal como afirma este informe, se frene (incluso se revierta) esta proliferación de obesidad y sobrepeso en nuestra sociedad es que se tomen medidas realmente efectivas contra el consumo de comida rápida. En caso contrario, los países de altos ingresos corren el riesgo de tener una población con numerosos problemas de diabetes, enfermedades cardiovasculares y cerebrovasculares.

Los investigadores irlandeses y estadounidenses que trabajaron en este estudio realizaron una comparación entre el promedio del número anual de compras de comida rápida por habitante y el promedio del índice de masa corporal (IMC). Los resultados han demostrado que el número anual de este tipo de compras entre los años 1999 y 2008 en los países considerados de rentas altas ha aumentado en paralelo al aumento del IMC (por cada 1 unidad que sube el promedio de compras anuales de comida rápida, sube 0,03 el IMC promedio).

En cada uno de los 25 países estudiados han aumentado las compras de comida rápida en los años analizados, lo que nos presenta (en caso de continuar esta tendencia) un futuro devastador para la salud pública. Si las políticas no ponen freno a la epidemia de obesidad que sufre nuestra sociedad mediante incentivos económicos o una mayor regulación en el ámbito de la publicidad de la comida rápida, nos espera un aumento progresivo de los casos de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *