Cómo tomar la presión arterial

Tomar la presión arterial de forma correcta es fundamental para determinar si alguien es hipertenso o no. Y en ocasiones, ya no solo es que esta se tome de cualquier manera, sino que los valores obtenidos no se saben interpretar.

Empecemos por hablar sobre qué es la presión arterial propiamente dicha. Todos sabemos que la presión arterial no es más que la presión a que están sometidas nuestras arterias: la sistólica es la máxima y la diastólica la mínima. Además, a la vez se entiende como la presión que debe vencer el corazón para hacer llegar la sangre a nuestros tejidos (proceso por el cual llegan los nutrientes y el oxígeno). La presión arterial depende del volumen de sangre en cada sístole (latido) y la resistencia de los vasos sanguíneos (arterias).

La presión arterial cambia continuamente en dependencia de las necesidades de nuestro organismo, así como por la producción hormonal. Todo ello deriva en un ritmo circadiano cuyos valores más elevados son a primera hora de la mañana y a últimas de la tarde, siendo el momento más crítico el de levantarse por la mañana.

Los valores que le damos a la presión arterial se dividen, como ya muchos de ustedes sabrán, en la presión arterial sistólica y diastólica. Vamos a ver los valores que se le otorgan según su magnitud:

• 140/90 o más se considera hipertensión arterial.

• 130-139 de sistólica y/o 85-89 de diastólica normal alta.

• 120-129 de sistólica y/o 80-84 de diastólica normal.

• <120/80 óptima.

Es un hábito muy extendido referirnos a la presión arterial en décimas, o sea, decir “tengo 13/8” en lugar de 130/80, por poner un ejemplo. Es de suma importancia dar siempre el valor exacto y no hacer aproximaciones, ya que tal costumbre puede inducir a errores. Por suerte, los equipos digitales son cada vez más precisos y dan el valor exacto.

Por otra parte, la medición de la presión arterial no se debe realizar de cualquier manera, pues se deben seguir unos protocolos para conseguir una medición correcta. Algunos de los consejos a seguir son los siguientes:

• El paciente debe estar en reposo al menos 10-15 minutos antes.

• Debe estar preferentemente sentado u acostado. • Debe ponerse el tensiómetro en el brazo derecho (la presión puede ser mayor por la distribución anatómica de las arterias).

• El manguito (tensiómetro) debe cubrir 2/3 del brazo y dar de ser posible una vuelta y media al brazo.

• El censor debe estar en la región interna del brazo.

Con estos consejos esperamos que se hayan resuelto algunas de las dudas más comunes sobre cómo se debe tomar la presión arterial y qué valores debemos barajar. No obstante, si quedara alguna duda, siempre estaremos atentos a sus preguntas y comentarios.

Foto: Guillermo Padilla

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *