Ave nocturna

Aves nocturnas: los problemas del insomnio

Padecer insomnio es una experiencia frustrante, odiosa y, sin duda alguna, muuuy desagradable. No dormir las suficientes horas como para el cuerpo y la mente se sientan descansados para realizar las tareas cotidianas puede tener consecuencias sumamente negativas para nuestro organismo: empeoramiento de la memoria, del metabolismo, del sistema inmune o de la capacidad de aprendizaje.

Para hablar del insomnio es muy importante tener en cuenta que no todo el mundo necesita las mismas horas de sueño para sentirse completamente descansado. En función de la edad, el género y otra serie de variables, una persona puede necesitar dormir 8, 9 ó apenas 5 horas de sueño, pues no hay una constante exacta en las necesidades de sueño de todas las personas. Sin embargo, el rango de tiempo que la persona esté durmiendo debe ser lo suficientemente reparador como para que pueda llevar a cabo su actividad cotidiana con absoluta normalidad.

Teniendo claro este concepto, podemos pasar a la siguiente pregunta: ¿por qué se produce el insomnio? Hay una serie de factores que pueden influir en gran medida en la aparición de problemas del sueño: el estrés, los ritmos de trabajo con horarios que puedan alterar el ritmo normal de sueño-vigilia, algunos medicamentos o la ansiedad de actuación (cuando se espera un evento importante como una cita o un viaje).

Ahora es el momento de preguntarnos: ¿y cómo se trata el insomnio? En general suelen combinarse tratamientos farmacológicos, psicológicos y, sobre todo, de cambios en el estilo de vida. El objetivo del profesional siempre será la satisfacción del sueño, mejorando así, ya no solo la cantidad del mismo, sino también su calidad (consiguiendo, por tanto, la desaparición de las consecuencias negativas que tenía el insomnio en la actividad diurna del paciente).

Las aves nocturnas son preciosas: búhos, lechuzas… Pero cuando se ven desde la ventana del insomnio, pierden toda su belleza. Por tanto, si necesita ayuda para conciliar un sueño reparador, acuda a su centro médico de confianza.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *